EDUARDO AROLAS

(24 de febrero de 1892 en Barracas - 29 de septiembre de 1924 en París)

"El Tigre Del Bandonéon"

"Johann Sebastian Arolas"

Como lo nombro Piazzolla, comparandolo con Johann Sebastian Bach

 

 

 

Nació en Barracas en la calle Salta 3378 (actual Vieytes 1048), en ese entonces domicilio de sus padres. La única figura del tango que comparte con Carlos Gardel el territorio de la leyenda

Nadie como él dejo en tan poco tiempo; murió a los 32 años; un caudal de tangos, muchos de gran calidad musical que perduran a través del tiempo, su fama merecida y también no tanto por la cantidad de anécdotas que se tejieron al rededor de su figura, algunas ciertas pero muchas ideadas por el fervor popular. Este gran poeta y músico se trasformaría en su corta existencia en uno de los pilares fundamentales del Tango. Puedo decir sin temor a equivocarme que el tango es antes de Arolas y después de Arolas.

A el le debemos la popularidad que adquirió el bandoneón. Era hijo de dos emigrantes franceses: Enrique Arola y Margarita Sauris. Fue bautizado con el nombre de Lorenzo, pero cuando comenzó su carrera artística, adoptó el de su padrino, Eduardo, y agregó una “ese” al apellido para que resultara más sonoro

 

AROLAS A LOS 18 AÑOS

 

Comenzó tocando la guitarra en el Almacén y Despacho de Bebidas que tenía su padre en Barracas, siendo escuchado por los "Stañeros" habitúes del lugar, en ese entonces se lo conocía como "El Pibe Eduardo". Formaría un dúo con Ricardo González (Muchila), pero no duro mucho, su amor por el fuelle cada vez estaba más presente, compraría uno de 42 voces, con el cual iniciaría su aprendizaje con la ayuda de Muchila. Mientras tanto se emplearía como dibujante en una gran empresa del barrio, esa sería su profesión inicial. En 1911 comenzó a estudiar música mucho más seriamente, pero ya había compuesto varios tangos, entre ellos Una Noche de Garufa, sin saber música y cuando tenía solo 17 años.

 

 

En sus memorias Francisco Canaro cuenta que a Arolas lo había conocí en 1909, vino al café donde estábamos tocando y me mostro un tango que había compuesto recientemente y que lo había titulado Una Noche de Garufa, nos gusto mucho, el no sabía música, yo le escribí la parte del violín y lo pusimos en nuestro reportorio, luego Hernani Machi le escribirían la parte del piano. Fuimos grandes amigos, la noche antes de embarcarse para Francia, vino a cenar a mi casa, al día siguiente lo acompañe al puerto, se embarco con una amiguita francesa en el buque Lutetia para no volver jamás.

El pianista e historiador Vicente Demarco en la revista "Cantando" de 1945, publico lo siguiente: "Una noche de Garufa" fue escuchada en el almacén del Vasquito Cabezón, "España y Olavarría" en un trío integrado por Arolas en concertola, Graciano de Leone en guitarra y "El Quijudo" en Violín. Presentes estaban el maestro rondallas Luis Catalán y el subcomisario de la 19, quien aparentemente sugirió el titulo.

Fue su primer composición, la registro en propiedad intelectual bajo el numero 5.561 el día 6 de septiembre de 1912.

Toda esta información acerca de su primer composición viene por qué se diferencia de muchos de sus colegas, que en su producción inicial no habían definido su estilo y necesitaron años para encontrarlo, Arolas se presento con todo y derecho viejo en su primer tango.

 

Cuarteto Arola en 1912 : Tito Rocatagliata violín, Luis Gregorio Astudillo flauta, Eduardo Arolas bandoneón, Emilio Fernández guitarra de nueve cuerdas.

 

Evidentemente estamos en presencia de un súper dotado, una figura que nació para deleitarnos con magnificas melodías de una gran fuerza rítmica, que está siempre presente en las 120 obras que nos dejo.

Eduardo alternaba en varios de estos cafés donde se ganaba buen dinero: en el “T.V.O.” de Montes de Oca 1786 actuó con su bandoneón junto al piano de Agustín Bardi y al violín de Tito Roccatagliata.

Por entonces usaba camisas de encaje con puños abullonados como en la corte de los Luises, zapatos abotinados de cuero y gamuza negra, un enorme chambergo negro estilo D’Artagnan y lo más insólito: llamativos anillos sobre los guantes de paño. En el exótico ambiente de los cabarets, ya con el apodo de “Tigre del bandoneón” y adorado por las mujeres, Arolasera una especie de sultán en su serrallo.

El “Armenonville” era el cabaret más lujoso de Buenos Aires, donde se reunía la aristocracia porteña, es decir la parte masculina de la aristocracia porteña, con la compañía de “Estercitas”, “Milonguitas” o cocottes francesas que servían para divertirse pero jamás para casarse

Otra pagina llena de gloria comienza con El Marne, verdadero concierto de peculiar y avanzada estructura, muy adelantado a su época, tuvieron que pasar varios años para que orquestas con directores talentosos y interpretes capacitados musicalmente pudiesen sacar el mensaje que ese tango tiene.

 

 

BATALLA DEL MARNE

Renault 8CV

En la batalla del Marne el convoy de taxistas parisinos cargados de tropas consiguió eludir milagrosamente la vigilancia alemán, permitiendo así un combate en el cual el ejercitó aleman, cogido por sorpresa, lejos de sus bases y completamente exhausto fué obligado a huir el 12 de septiembre tras casi una semana de conflicto. De esta manera, tuvo lugar la primera operación de infantería motorizada de la historia, pues hasta la fecha no existían medios militares oficiales para transportar las tropas hasta el frente.

 

La excelencia esta presente en toda su obra, "El Marne", "La cachila", "Comme il faut", "La guitarrita", "Lágrimas", "Maipo", "Retintín", "Viborita", "Catamarca" y "Derecho viejo", este último con gran éxito popular.

 

EDUARDO AROLAS EN MONTEVIDEO

 

En 1921 registra actuaciones solamente en Uruguay, allí verá la luz Pobre Gaucho, un tango que dedica a sus compañeros de orquesta. Luego aparecería La Cachila que podríamos decir sin temor a equivocarnos que es de 1921, es quizás la composición más importante que produjo, porque en ese tango encontramos todo, absolutamente todo, poéticamente, musicalmente y rítmicamente hablando. El tango es por momentos desgarrador y como era su costumbre es un tango muy adelantado a su época, será Pugliese, un músico excepcional, quien va a gravar una versión maravillosa de La Cachila, y otros capacitados músicos que también la gravaron, como Ciriaco Ortiz, Troilo y Grela.

 

 

EDUARDO AROLAS

 

Orquesta Eduardo Arolas

Arriba Julio González(violín) y el "Tano" Spósito(bandoneón).
Centro: José Rizzuti(piano), José Quevedo (bandoneón) y Julio De Caro (violín) Abajo:Rafael Tuegols (violín),Eduardo Arolas (bandoneón) y Admiral (violoncello)

Foto año 1918 en El parque Rodo de Montevideo.

 

Cuando todo estaba bien, cuando la luz brillaba en toda su vida, cuando la vida le sonreía, fue entonces cuando pensó en casarse. Como la mayoría de sus compañeros bohemios, había vivido más amoríos que amores. Ahora que todo le sonreía creyó llegado el tiempo de casarse y formar una familia. La catástrofe llegó del modo menos imaginado, más propio de las letras de tango que vendrían luego, que del espíritu de sus propias composiciones. Eduardo tenía un hermano en la cárcel. Después de hacer cuanto pudo para liberarlo, lo llevó a vivir a su casa tratando de procurarle un porvenir honesto. El pago fue la traición: al poco tiempo su mujer y su hermano huyeron juntos. Arolas no pudo sobreponerse nunca a este golpe.

"Hombre varonil y de rebuscada elegancia, no tuvo suerte de ser amado por la mujer que eligió. Con ella hubiera resistido huracanes. Sin ella sentía que una tenue brisa podía derribarlo"  José Narosky

Arolas llegó a París en 1924… era un hombre vencido… un hombre que se emborrachaba… Como él tuvo una tragedia aquí en Buenos Aires, con la familia… se fue a Montevideo y de allí a París… pero el hombre ya estaba vencido por el alcohol. Entonces paraba en la esquina de ‘El Garrón’, en un bar que había allí…

 

AROLAS CON AMIGAS FRANCESAS EN PARIS, JUNTO A SU AUTOMÓVIL

 

RETIRAN LOS RESTOS DE AROLAS DEL HOSPITAL BICHAT

 

 

 

 

 

GRANDES ORQUESTAS TÍPICAS QUE INTERPRETARON  INOLVIDABLES TANGOS DE AROLAS.

Una Noche de Garufa (1909)
Rondalla Del Gaucho Relampago (1913)
Ricardo Tanturi (1941)
Florindo Sassone (1966)
Los TubaTango (2006)

Derecho Viejo (1916)
Francisco Pracanico (1927/28)
Orquestre Sexteto Tango (2002)
Orquesta Tipica Imperial (2003)


La Guitarrita (1916)
Eduardo Arolas (1916)
Miguel Calo (1949)
Mariano Mores (1966)
Juanjo Dominguez (1999)

Comme il Faut (1916)
Juan d’Arienzo (1936)
Carlos Di Sarli (1955)
Leopoldo Federico (1969)

El Marne (1918)
Ciriaco Ortiz (1937)
Anibal Troilo (1952)
Adrian Iaies (2003)

La Cachila (1921)
Osvaldo Fresedo (1932)
Carlos Di Sarli (1952)
Osvaldo Pugliese en 1952
Hugo Diaz (2004)

 

 

Referencias de La Historia del Tango, El Bandoneón Volumen 5

Referencias de Romances de tango de LUCÍA GÁLVEZ y ENRIQUE ESPINA RAWSON