LAS VIOLETAS

 

En su tradicional ubicación de Medrano y Rivadavia, la confitería Las Violetas cumplió 110 años en 1994.

Inaugurada el 21 de septiembre de 1884, a la ceremonia asistió Carlos Pellegrini. El edificio actual de las Violetas, sin embargo data de la década del 20, cuando el local contaba con una orquesta de señoritas.

Fueron y son característicos de Las Violetas: las gruesas columnas, los vitrales, mesas de mármol, los mozos de rigurosa etiqueta, las arañas de bronce con caireles de cristal tallados, las guirnaldas de estuco y los cuernos de la abundancia en relieve de su decoración.

 

 

En esta se destacan dos enormes vitrales que dan a un patio interior, por los que entra por las tardes una suave luz solar.

Las especialidades de la casa, como el café Vienés servido en vasos cívicos o los deliciosos brioches que hasta el día de hoy conservan un especial sabor, son representativos de una confitería que ha sabido mantenerse en el tiempo.

Como reflejo claro de la extinción de este tipo de locales, en 1974 Leopoldo Torre Nilsson debió elegir los salones de las Violetas para filmar una escena de su película La mafia. Para esa fecha, la mayoría de sus contemporáneas había desaparecido.

 

 

retour