TANGOS PROHIBIDOS

 

 

Diferentes dictaduras militares apoyados por pseudos intelectuales y moralistas de turno prohibieron tangos arraigados en el gusto popular, tangos que eran apreciados por el pueblo, y que los que se erigían en ‘salvadores’ de la patria y la moral, también creían ser correctores de gustos y costumbres de los argentinos.

 

-------------------- 0 --------------------

 

TANGOS PROHIBIDOS Y SUS CREADORES

 

BRONCA    Mario Battistella / Edmundo Rivero

JORNALERO    Atilio Carbone

MATUFIAS    Ángel G. Villoldo

CIRUJA    T.A. Marino / E.N. de la Cruz

CAMBALACHE    Enrique Santos Discépolo

AL MUNDO LE FALTA UN TORNILLO   E. Cadicamo

AL PIE DE LA SANTA CRUZ  M. Battistella / E. Delfino

QUEVACHACHÉ    Enrique Santos Discépolo

SOL A SOL    Daniel L. Barreto

GORRIONES    Celedonio Flores / Eduardo Pereyra

PAN    Celedonio Flores / Eduardo Pereyra

A MI PAÍS    Roberto Diaz / Reynaldo Martín

PAJARITO    Dante A. Linyera

CABALLO CRIOLLO    J. Dalevuelta,  Ramirez de Aguilar

ACQUAFORTE    C. Marambio Catán / H. Alfredo Perroti

MENTIRAS CRIOLLAS    Oscar Arona

SOLO Fernando Solanas

LOS BUEYES  Ernesto de la Cruz / Carlos de la Púa

QUÉ VACHACHÉ  Enrique Santos Discépolo

DIOS TE SALVE M'HIJO P. Noda / A. Magaldi / Luis Acosta García

LA BICICLETA BLANCA Astor Piazzolla / Horacio Ferrer

CHIQUILÍN DE BACHÍN Astor Piazzolla / Horacio Ferrer

GÓLGOTA Rodolfo Biagi / Francisco Gorrindo

SE VIENE LA MAROMA! Enrique Delfino / Manuel Romero

 

 

 

 

 

 

 

LETRAS DE TANGOS PROHIBIDOS

 

BRONCA

 

Por seguir a mi conciencia
estoy bien en la palmera,
sin un mango en la cartera
y con fama de chabón.
Esta es la época moderna
donde triunfa el delincuente,
y el que quiere ser decente
es del tiempo de Colón.

Lo cortés pasó de moda,
no hay modales con las damas,
ya no se respetan canas
ni las leyes ni el poder.
La decencia la tiraron
en el tacho 'e la basura
y el amor a la cultura
todo es grupo, puro bluff.

¿Qué pasa en este país,
qué pasa, mi Dios,
que nos venimos tan abajo?
¡qué tapa que nos metió
el año sesenta y dos!
¿Qué pasa?
¿Qué signo infernal
¿Qué signo infernal
lo arrastra al dolor?
Ya ni entre hermanos se entienden
en esta gran confusión...
Que si falta la guita...
Que si no hay más lealtad...
¿Y nuestra conciencia,
no vale eso más?

Refundir a quien se pueda
es la última consigna
y ninguno se resigna
a quedarse sin chapar...
Se trafica con las drogas,
la vivienda, el contrabando.
Todos ladran por el mando,
nadie quiere laburar.

Los muleros van en coche
Satanás está de farra
y detrás de la fanfarria
salta y baila el arlequín...
¡Es la hora del asalto!
¡Métanle que son pasteles!
Y así queman los laureles
que supimos conseguir.

 

 
GORRIONES

 

La noche, compadre, se ha ido a baraja
y pinta la guía del sol en el cielo.
La luna, es la bruja fulera que raja
y el sol, una rubia que se suelta el pelo.

El sol es la diana que trae la alegría,
la suave alegría de la vida nueva,
la pilcha caliente que se pone el día
cuando sale triste de su obscura cueva.

El sol es el poncho del pobre que pasa
mascando rebelde blasfemias y ruegos
pues tiene una horrible tragedia en su casa
tragedia de días sin pan y sin fuego.

Nosotros gorriones del hampa gozamos
su amistad sincera en días de farra.
¡Qué importa la guita si adentro llevamos
el alma armoniosa de veinte guitarras!

Nosotros cantamos con nuestra miseria
el himno a los libres del verso sonoro
sin tenerle envidia al canto de histeria
del pobre canario de la jaula de oro.

Nos queman las alas las luces del centro
por eso el suburbio tranquilos buscamos
y cuando una pena nos tala por dentro
cantamos más tristes pero igual cantamos.

La vida fulera, tan mistonga y maula
nos talló rebeldes como los gorriones
que mueren de rabia dentro de la jaula
y llenan las plazas de alegres canciones.

Marchamos sin orden, sin rumbo marchamos
sin que el desaliento nos clave sus garras
¡Qué importa el camino, si adentro llevamos
el alma armoniosa de veinte guitarras!

 

 
 

JORNALERO

 

Trabaja y trabaja semanas enteras
girando la fragua, golpeando el cincel
hoy cumple veinte años de dura tarea
veinte años de yugo en el mismo taller.

Recibe amarguras como recompensa
hasta el desahucio, por su vejez
este es el premio que muchos reciben
premio que brinda el instinto burgués.

Jornalero,
al juzgar por lo que he visto
al juzgar por lo que he oído,
la verdad voy a decir,
es amargo cuando dice un holgazán:
si te gusta bien y si no te vas.

Caballero,
que mirás como al descuido
a esos hombres tan honrados
que te han hecho enriquecer
la nobleza no permite este refrán:
si les gusta bien y si no se van.

Aquellos que sólo ambicionan dinero
se creen inmortales se creen superior
a pobres y humildes que lo enriquecieron
perdiendo su fuerza y la juventud.

Pensá caballero que tarde o temprano
nos llega la muerte y es sin excepción
en el otro mundo somos todos iguales
el pobre y el rico ante nuestro señor.

 

 

Jornalero al juzgar... etc...

 

 

EL CIRUJA

 

Como con bronca, y junando
de rabo de ojo a un costado,
sus pasos ha encaminado
derecho pa'l arrabal.
Lo lleva el presentimiento
de que, en aquel potrerito,
no existe ya el bulincito
que fue su único ideal.

Recordaba aquellas horas de garufa
cuando minga de laburo se pasaba,
meta punguia, al codillo escolaseaba
y en los burros se ligaba un metejón;
cuando no era tan junao por los tiras,
la lanceaba sin tener el manyamiento,
una mina le solfeaba todo el vento
y jugó con su pasión.

Era un mosaico diquero
que yugaba de quemera,
hija de una curandera,
mechera de profesión;
pero vivía engrupida
de un cafiolo vidalita
y le pasaba la guita
que le shacaba al matón.

Frente a frente, dando muestras de coraje,
los dos guapos se trenzaron en el bajo,
y el ciruja, que era listo para el tajo,
al cafiolo le cobró caro su amor.

Hoy, ya libre'e la gayola y sin la mina,
campaneando un cacho’e sol en la vedera,
piensa un rato en el amor de su quemera
y solloza en su dolor.

 

 

 

MATUFIAS

 

Es el siglo en que vivimos
de lo más original
el progreso nos ha dado
una vida artificial.
Muchos caminan a máquina
porque es viejo andar a pie,
hay extractos de alimentos
y hay quien pasa sin comer.

Siempre hablamos de progreso
buscando la perfección
y reina el arte moderno
en todita su extensión.
La chanchulla y la matufia
hoy forman la sociedad
y nuestra vida moderna
es una calamidad.

De unas drogas hacen vino
y de porotos café,
de maní es el chocolate
y de yerbas es el té.
Las medicinas veneno
que quitan fuerza y salud,
los licores vomitivos
que llevan al ataúd.

Cuando sirven algún plato
en algún lujoso hotel
por liebre nos dan un gato
y una torta por pastel.
El aceite de la oliva
hoy no se puede encontrar
pues el aceite de potro
lo ha venido a desbancar.

El tabaco que fumamos
es "habano pour reclam"
pues así lo bautizaron
cuando nació en Tucumán.
La leche se "pastoriza"
con el agua y almidón
y con carne de ratones
se fabrica el salchichón.

Los curas las bendiciones
las venden y hasta el misal
y sin que nunca proteste
la gran corte celestial.
Siempre suceden desfalcos
en muchas reparticiones,
pero nunca a los rateros
los meten en las prisiones.

Se presenta un candidato,
diputado nacional,
y a la faz de todo el mundo
compra el voto popular.
Se come asado con cuero
y se chupa a discreción
celebrando la matufia
de una embrollada elección.

Hoy la matufia está en boga
y siempre crecerá más
y mientras el pobre trabaja
y no hace más que pagar.
Señores, abrir el ojo
y no acostarse a dormir,
hay que estudiar con provecho
el gran arte de vivir.

 

 

A MI PAÍS

 

País, se gasta el corazón
pidiéndote perdón
buscando tu raíz.

País, de bronca con razón,
de timba y corrupción
de chantas que sufrís.

País, de pibes sin colchón,
de guita que el ladrón

se afana en tu nariz.

País, que premia al charlatán,
y al que se gana el pan
lo tilda de infeliz.

Las cosas que tuviste
que aguantar por miedo.
Las veces que tuviste
que decir: "no puedo".


¡Cuántas palabras al garete!
¡Cuántos discursos al divino cuete!
y cuántos hijos de tu amor,
tirados al dolor,
tomados pa'l churrete.

Ya estás cansado de penar
y de que todo siga igual
cuando ya es tiempo de cambiar.

País, que tiene la ilusión
perdida entre el montón
de dramas que sufrís.

País, con aires de campeón
noqueado en un rincón
por guantes de aprendiz.

País, es bueno que tu voz
a fuerza de pulmón
se escuche en el país.

País, es hora de entender
que un pueblo sin crecer
no puede ser feliz.

 

 

PAJARITO


 

Pajarito arrabalero,
sos vocero
del ciudadano entrevero;
corazón
que derramas en la esquina
parlanchina,
con voz limpia y cristalina,
tu canción.
Radio humano que palpita
y que grita
su propia angustia inaudita
de emoción
al vocear cada mañana
la hoja vana;
de la pajarera urbana
sos gorrión.

Pajarito,
que al rudo compás del grito

Prensa, Mundo y La Nación
vas cortando las aceras
y flameando las banderas
de tu propia perdición.


Pajarito,
no olvides que con el grito
Prensa, Mundo y La Nación,
por las urbanas arterias,
vas cantando tus miserias
de gorrión.

Canillita chocarrero,
refranero
poeta del callejero
corazón;
mientras tu mamita vela,
canta y vuela,
sólo la asiste y consuela
tu canción.
Mientras ganas tus centavos,
canta, bravo,
la canción de los esclavos,
la canción
que en las urbanas arterias
callejeras
vengará un día tus miserias
de gorrión.

 

 

CAMBALACHE

 

Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé...
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé...
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,

ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos...

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!...
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,

caradura o polizón!...

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y "La Mignón",
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín...
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón...

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!...
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley...

 

 

AL PIE DE LA SANTA CRUZ
 

Declaran la huelga,
hay hambre en las casas,
es mucho el trabajo
y poco el jornal;
y en ese entrevero
de lucha sangrienta,
se venga de un hombre
la Ley Patronal.


Los viejos no saben
que lo condenaron,
pues miente, piadosa,
su pobre mujer.
Quizás un milagro
le lleve el indulto
y vuelva en su casa
la dicha de ayer.


Mientras tanto,
al pie de la santa Cruz,
una anciana desolada
llorando implora a Jesús:
"Por tus llagas que son santas,
por mi pena y mi dolor,
ten piedad de nuestro hijo,
¡Protégelo, Señor!"


Y el anciano,
que no sabe ya rezar,
con acento tembloroso
también protesta a la par:
"¿Qué mal te hicimos nosotros
pa' darnos tanto dolor?"
Y, a su vez, dice la anciana:
"¡Protégelo, Señor!..."

Los pies engrillados,
cruzó la planchada.
La esposa lo mira,
quisiera gritar...
Y el pibe inocente
que lleva en los brazos
le dice llorando:
"¡Yo quiero a papá!"
Largaron amarras
y el último cabo
vibró, al desprenderse,
en todo su ser.
Se pierde de vista
la nave maldita
y cae desmayada
la pobre mujer…

 

Mientras tanto,
al pie de la santa Cruz,
una anciana desolada
llorando implora a Jesús:
"Por tus llagas que son santas,
por mi pena y mi dolor,
ten piedad de nuestro hijo,

¡Protégelo, Señor¡"

 

 

CABALLITO CRIOLLO

 

Cuando partió tu pampero
en su caballo criollo
con su guitarra española
y su manta del Perú
"tal vez ya nunca, pampera,
saldré a besarte al camino
voy a luchar por Sandino
allá en Nicaragua, que quieren libertad".

Así dijo tu pampero,
tu pampero payador
y el beso te dio postrero,
entre lágrimas de amor
el último beso, frenético y largo
quedóse en tu boca,
más dulce que amargo...

Quedó solo tu cotorro
y en la pampa murió el sol
y entre el polvo del camino
se alejó tu corazón
y sólo el galope, lejano, perdido
quedó en el latido de tu corazón...

Caballo criollo, corre veloz
lleva a la gloria mi corazón
pero no vuelvas nunca sin él,
caballo criollo, muere tú también.

Esperando a tu pampero,
sola, una tarde de mayo
te trajeron su caballo
que muy triste te miró
parece que te decía
de sus ojitos el brillo
"él se murió por Sandino
allá en Nicaragua, que quieren libertad".

Así cayó tu pampero,
tu pampero payador
que el beso te dio postrero,
entre lágrimas de amor,
el último beso,
frenético y largo
quedóse en tu boca,
más dulce que amargo...

Poco a poco su caballo
de tristeza se enfermó
y una tarde en el camino,
galopando se murió
y sólo el galope,
lejano, perdido
quedó en el latido
de tu corazón...

Caballo criollo, corre veloz
lleva a la gloria mi corazón
pero no vuelvas nunca sin él
caballo criollo, muere tú también.
Pero no vuelvas nunca sin él
caballo criollo, muere tú también...



(Tango mexicano grabado por Juan Pulido en 1929 y prohibida su difusión

y venta por el gobierno de Emilio Fortes Gil)

 

 

AL MUNDO LE FALTA UN TORNILLO


Todo el mundo está en la estufa,
Triste, amargao y sin garufa,
neurasténico y cortao...
Se acabaron los robustos,
si hasta yo, que daba gusto,
¡cuatro kilos he bajao!
Hoy no hay guita ni de asalto
y el puchero está tan alto
que hay que usar el trampolín.
Si habrá crisis, bronca y hambre,
que el que compra diez de fiambre
hoy se morfa hasta el piolín.

Hoy se vive de prepo
y se duerme apurao.
Y la chiva hasta a Cristo
se la han afeitao...
Hoy se lleva a empeñar
al amigo más fiel,
nadie invita a morfar...
todo el mundo en el riel.
Al mundo le falta un tornillo
que venga un mecánico...
¿Pa' qué, che viejo?
Pa' ver si lo puede arreglar.

¿Qué sucede?... ¡mama mía!
Se cayó la estantería
o San Pedro abrió el portón.


La creación anda a las piñas
y de pura arrebatiña
apoliya sin colchón.
El ladrón es hoy decente
a la fuerza se ha hecho gente,
va no encuentra a quién robar.
Y el honrao se ha vuelto chorro
porque en su fiebre de ahorro
él se “afana” por guardar.
Al mundo le falta un tornillo,
que venga un mecánico.
pa' ver si lo puede arreglar.

 

 

ACQUAFORTE
 

Es media noche. El cabaret despierta.
Muchas mujeres, flores y champán.
Va a comenzar la eterna y triste fiesta
de los que viven al ritmo de un gotán.
Cuarenta años de vida me encadenan,
blanca la testa, viejo el corazón:
hoy puedo ya mirar con mucha pena
lo que otros tiempos miré con ilusión.

Las pobres milongas,
dopadas de besos,
me miran extrañas,
con curiosidad.
Ya no me conocen:
estoy solo y viejo,
no hay luz en mis ojos...
La vida se va...

Un viejo verde que gasta su dinero
emborrachando a Lulú con el champán
hoy le negó el aumento a un pobre obrero
que le pidió un pedazo más de pan.
Aquella pobre mujer que vende flores
y fue en mi tiempo la reina de Montmartre
me ofrece, con sonrisa, unas violetas
para que alegren, tal vez, mi soledad.

Y pienso en la vida:
las madres que sufren,
los hijos que vagan
sin techo ni pan,
vendiendo "La Prensa",
ganando dos guitas...
¡Qué triste es todo esto!
¡Quisiera llorar

 

 

PAN


El sabe que tiene para largo rato,
la sentencia en fija lo va a hacer sonar,
así, -entre cabrero, sumiso y amargo-
la luz de la aurora lo va a visitar.

Quisiera que alguno pudiera escucharlo
en esa elocuencia que las penas dan,
y ver si es humano querer condenarlo
por haber robado… ¡un cacho de pan!… 

Sus hijos no lloran por llorar,
ni piden masitas, ni chiches, ni dulces… 
!Señor!… Sus hijos se mueren de frío
y lloran hambrientos de pan… 
La abuela se queja de dolor,
doliente reproche que ofende a su hombría.
También su mujer, escuálida y flaca, 
en una mirada toda la 
tragedia le ha dado a entender.
¿Trabajar?… ¿adónde?… Extender la mano
pidiendo al que pasa limosna ¿por qué?… 
Recibir la afrenta de un "perdone, hermano"
él, que es fuerte y tiene valor y altivez.

Se durmieron todos. Cachó la barreta,
si Jesús no ayuda que ayude a escapar.
¡Un vidrio, unos gritos, carreras, auxilio,
un hombre que llora y un cacho de pan!.

 

 

QUÉ VACHACHÉ

 

Piantá de aquí, no vuelvas en tu vida.
Ya me tenés bien requeteamurada.
No puedo más pasarla sin comida
ni oírte así, decir tanta pavada.
¿No te das cuenta que sos un engrupido?
¿Te creés que al mundo lo vas a arreglar vos?
¡Si aquí, ni Dios rescata lo perdido!
¿Qué querés vos? ¡Hacé el favor!.

Lo que hace falta es empacar mucha moneda,
vender el alma, rifar el corazón,
tirar la poca decencia que te queda...
Plata, plata, plata y plata otra vez...
Así es posible que morfés todos los días,
tengas amigos, casa, nombre...y lo que quieras vos.
El verdadero amor se ahogó en la sopa:
la panza es reina y el dinero Dios.

¿Pero no ves, gilito embanderado,
que la razón la tiene el de más guita?
¿Que la honradez la venden al contado
y a la moral la dan por moneditas?
¿Que no hay ninguna verdad que se resista
frente a dos pesos moneda nacional?
Vos resultás, -haciendo el moralista-,
un disfrazao...sin carnaval...

¡Tirate al río! ¡No embromés con tu conciencia!
Sos un secante que no hace reír.
Dame puchero, guardá la decencia...
¡Plata, plata y plata! ¡Yo quiero vivir!
¿Qué culpa tengo si has piyao la vida en serio?
Pasás de otario, morfás aire y no tenés colchón...
¿Qué vachaché? Hoy ya murió el criterio!
Vale Jesús lo mismo que el ladrón...

 

 

MENTIRAS CRIOLLAS

 

Si querés vivir feliz,
si ilusión querés tener,
conformate con creer
sin entrar a discutir:
que te besan por amor;
qu'es alegre el cabaret;
que por diez dan lo de cien
cuando hay liquidación;
que si corren p'ganar
te lo vienen a decir...
Que te van a conseguir
un empleo nacional...
Que no ha sido un mancarrón
la "ternera" que comés
y que el vino que te alegra
vió la uva alguna vez...

Si al consejo andás cuerpeando
te prevengo como amigo,
que las cosas que te digo
son verdades al revés.
¡Dalas vuelta... meditalas!...
¡Campaneá que son fuleras!
¡Mirá lo que t'espera
si en mentiras no creés!...


¡Vas tomuer si analizás!
¡No te hagas el Kaiserling!...
Que es mejor hacerse el gil,
ser creyente... y no dudar.
Que el casorio arreglarás
con la rifa del chalet
que firmás los pagarés
por la guita que te dan;
qu'el patrón te v'aumentar
si cinchás de sol a sol,
que de músico o doctor
por correo aprenderás...
Qu'el calmante pa'l resfrío
no te faja el corazón...
y por su valor escrito
jugarás la del millón.
Si al consejo andás cuerpeando
te prevengo como amigo,
que las cosas que te digo
son verdades al revés.
¡Dalas vuelta... meditalas!...
¡Campaneá que son fuleras!
¡Y mirá lo que te espera

si en mentiras no creés!...

 

 

DE SOL A SOL 

 

Con la mochila al hombro,
igual que el caracol,
marchan de dos en fondo
los cosecheros del algodón.

Con la cabeza gacha
en busca de ilusión
va con su vida guacha
el cosechero del algodón,
que nunca será patrón.

Mientras florece y sube
hacia las nubes el algodón,
sufre trabaja y riega
la madre tierra con el sudor,
el pobre cosechero
que nunca será patrón.

Y así, la vida los lleva arreando.
Así, el hombre sigue luchando
y el cosechero pensando
que nunca será patrón.

 

 

SOLO

 

Solo y al costado,
como un cero solo,
al que marginaron
y resiste solo.

Lejos y perdido,
como un perro lejos,
voy contra el olvido
rastreando mis huesos.

Solo y sin un mango,
como en un suicidio,
solo tengo un tango
p'contar mi exilio.

Lejos de mi vida,
sin tener un puerto,
ando a la deriva
y me dan por muerto.


Solo y perseguido,
en mi Buenos Aires,
ando sin sentido
como un tiro al aire.

Lejos todo extraño
y me siento poco
y si no me engaño
yo me vuelvo loco

Solo y escondido,
con toda la historia,
que nos han prohibido
y está en mi memoria.

Solo es el exilio,
como un cero solo,
tiempo de delirio
que lo borra todo.

Solo como un cero solo,
solo resistiendo solo
lejos como un perro lejos
lejos rastreando mis huesos
solo como en un suicidio
solo pa'contar mi exilio.

Cuelgo el corazón en el ropero
mi pobre corazón lleno de agujeros
lejos como están los viejos
lejos de cualquier espejo,
solo como un cero solo
solo resistiendo solo.

 

 

 

 

LOS BUEYES

 

 

 

Vinieron de Italia, tenían veinte años,
con un bagayito por toda fortuna
y, sin aliviadas, entre desengaños,
llegaron a viejos sin ventaja alguna.

Mas nunca a sus labios los abrió el reproche.
Siempre consecuentes, siempre laburando,
pasaron los días, pasaban las noches
el viejo en la fragua, la vieja lavando.

Vinieron los hijos. ¡Todos malandrinos!
Vinieron las hijas ¡Todas engrupidas!
Ellos son borrachos, chorros, asesinos,
y ellas, las mujeres, están en la vida.

Y los pobres viejos, siempre trabajando,
nunca para el yugo se encontraron flojos,
pero a veces, sola, cuando está lavando,
a la vieja el llanto le quema los ojos.

 

 

QUÉ VACHACHÉ

 

Piantá de aquí, no vuelvas en tu vida.
Ya me tenés bien requeteamurada.
No puedo más pasarla sin comida
ni oírte así, decir tanta pavada.
¿No te das cuenta que sos un engrupido?
¿Te creés que al mundo lo vas a arreglar vos?
¡Si aquí, ni Dios rescata lo perdido!
¿Qué querés vos? ¡Hacé el favor!.

Lo que hace falta es empacar mucha moneda,
vender el alma, rifar el corazón,
tirar la poca decencia que te queda...
Plata, plata, plata y plata otra vez...
Así es posible que morfés todos los días,
tengas amigos, casa, nombre...y lo que quieras vos.
El verdadero amor se ahogó en la sopa:
la panza es reina y el dinero Dios.

¿Pero no ves, gilito embanderado,
que la razón la tiene el de más guita?
¿Que la honradez la venden al contado
y a la moral la dan por moneditas?
¿Que no hay ninguna verdad que se resista
frente a dos pesos moneda nacional?
Vos resultás, -haciendo el moralista-,
un disfrazao...sin carnaval...

¡Tirate al río! ¡No embromés con tu conciencia!
Sos un secante que no hace reír.
Dame puchero, guardá la decencia...
¡Plata, plata y plata! ¡Yo quiero vivir!
¿Qué culpa tengo si has piyao la vida en serio?
Pasás de otario, morfás aire y no tenés colchón...
¿Qué vachaché? Hoy ya murió el criterio!
Vale Jesús lo mismo que el ladrón...

 

 

 

DIOS TE SALVE M'HIJO

 

 

El pueblito estaba lleno, de personas forasteras,
los caudillos desplegaban lo más rudo de su acción,
arengando a los paisanos, de ganar las elecciones
por la plata, por la tumba, por el voto o el facón.
Y al instante que cruzaban desfilando los contrarios
un paisano gritó ¡viva! y al caudillo mencionó;
y los otros respondieron, sepultando sus puñales
en el cuerpo valeroso del paisano que gritó.

Un viejito lentamente, se quitó el sombrero negro;
estiró las piernas tibias del paisano que cayó,
lo besó con toda su alma, puso un cristo entre sus dedos
y goteando lagrimones, entre dientes murmuró:
"Pobre m'hijo quién diría que por noble y por valiente
pagaría con su vida el sostén de una opinión,
por no hacerme caso, m'hijo: se lo dije tantas veces...
no haga juicio a los discursos del Doctor ni del patrón.

Hace frío, ¿verdad, m'hijo? (ya se está poniendo duro)
tápese con este poncho y pa' siempre yebelo;
es el mesmo poncho pampa, que en su cuna cuando chico
muchas veces, hijo mío... muchas veces lo tapó.
Yo, viá dir al campo santo, y a la par de su agüelita,
con su daga y con mis uñas una fosa voy a abrir,
y, a su pobre madrecita, a su pobre madrecita,
le dirá que usted se ha ido... que muy pronto va a venir.

A las doce de la noche, llegó el viejo a su ranchito
y con mucho disimulo a su vieja acarició:
y le dijo tiernamente: su cachorro se ha ido lejos,
se arregló con una tropa; ¡le di el poncho y me besó!
Y aura vieja por las dudas, como el viaje es algo largo
priéndale unas cuantas velas, por si acaso nada más,
arrodiyesé y le reza... pa' que Dios no lo abandone...
y suplique por las almas... que precisan luz y paz.

 

 

LA BICICLETA BLANCA

 

Lo viste. Seguro que vos también, alguna vez, lo viste: te hablo de ese eterno ciclista solo, tan solo, que repecha las calles por la noche.Usa las botamangas del pantalón bien metidas en las medias y una boina calzada hasta las orejas, ¿te fijaste? Nadie sabe, no, de dónde cuernos viene, jamás se le conoce a dónde diablos va.
De todos modos, si lo vieras pasar, miralo con mucho Amor: puede que sea, otra vez...

El flaco que tenía la bicicleta blanca;
silbando una polkita cruzaba la ciudad.
Sus ruedas, daban pena: tan chicas y cuadradas
¡que el pobre se enredaba la barba en el pedal!

Llevaba, de manubrio, los cuernos de una cabra.
Atrás, en un carrito, cargaba un pez y un pan.
Jadeando a lo pichicho, trepaba las barrancas,
y él mismo se animaba, gritando al pedalear.

"¡Dale, Dios!... ¡Dale, Dios!...
¡Meté, flaquito corazón!
Vos sabés que ganar
no está en llegar sino en seguir..."

Todos, mientras tanto, en las veredas,
revolcándonos de risa
¡lo aplaudimos a morir!
y él, con unos ojos de novela,
saludaba, agradecía,
y sabía repetir:

"¡Dale, Dios!... ¡Dale, Dios!...
¡Dale con todo, Dale, Dios!..."

Pero cierta noche, su horrible bicicleta con acoplado entró a sembrar una enorme cola fosforescente. ¡Increíble!: los pungas devolvían las billeteras en los colectivos; los poderosos terminaban con el hambre; los ovnis nos revelaban el misterio de la Paz; el Intendente, en persona, rellenaba los pozos de la calle, y hasta yo, pibe, yo que soy las penas, lloré de alegría bailando bajo esa luz la polka del ciclista.

Después, no sé, ¡te juro!, por qué siniestra rabia,
no sé por qué lo hicimos ¡lo hicimos sin querer!,
al flaco, ¡pobre flaco!, de asalto y por la espalda,
su bicicleta blanca le entramos a romper.

Le dimos como en bolsa, si asco, duro, en grande:
la hicimos mil pedazos... Y, al fin, yo vi que él,
mordiéndose la barba, gritó: "¡Que yo los salve!..."
Miró su bicicleta, sonrió, se fue de a pie.

(Mi viejo Flaco Nuestro que andabas en la Tierra: ¿Cómo te olvidaste que no somos ángeles sino hombres y mujeres?)

Flaco,
no te quedes triste,
todo no fue inútil,
no pierdas la fe...
en un cometa con pedales
¡dale que te dale!
yo sé que has de volver...

 

 

 

CHIQUILÍN DE BACHÍN

 

 

 

Por las noches, cara sucia
de angelito con bluyín,
vende rosas por las mesas
del boliche de Bachín.

Si la luna brilla
sobre la parrilla,
come luna y pan de hollín.

Cada día en su tristeza
que no quiere amanecer,
lo madruga un seis de enero
con la estrella del revés,
y tres reyes gatos
roban sus zapatos,
uno izquierdo y el otro ¡también!

Chiquilín,

dame un ramo de voz,
así salgo a vender
mis vergüenzas en flor.
Baleáme con tres rosas
que duelan a cuenta
del hambre que no te entendí,
Chiquilín.

Cuando el sol pone a los pibes
delantales de aprender,
él aprende cuánto cero
le quedaba por saber.
Y a su madre mira,
yira que te yira,
pero no la quiere ver.

Cada aurora, en la basura,
con un pan y un tallarín,
se fabrica un barrilete
para irse ¡y sigue aquí!
Es un hombre extraño,
niño de mil años,
que por dentro le enreda el piolín.

Chiquilín,
dame un ramo de voz,
así salgo a vender
mis vergüenzas en flor.
Baleáme con tres rosas
que duelan a cuenta
del hambre que no te entendí,
Chiquilín.

 

 

 

GÓLGOTA

 

 

Yo fui capaz de darme entero y es por eso
que me encuentro hecho pedazos,
y me encuentro abandonao.
Porque me di, sin ver a quién me daba,
y hoy tengo como premio
que estar arrodillao.
Arrodillao frente al altar de la mentira,
frente a tantas alcancías,
que se llaman corazón;
y comulgar en tanta hipocresía,
por el pan diario,
por un rincón.

Arrodillao, hay que vivir,
pa' merecer algún favor;
que si de pie te ponés,
para gritar
tanta ruina y maldad.
Crucificao, te vas a ver,
por la moral de los demás;
en este Gólgota cruel,
donde el más vil,
ése, la va de Juez.

No me han dejao
más que el consuelo de mis noches,
de mis noches de bohemia,
mezclar sueños con alcohol.
Ni quiero más, me basta estando solo,
teniendo por amigo
un vaso de licor.
Que por lo menos con monedas he comprado,
a quién no podrá venderme,
quién me prestará valor
para cumplir en este circo diario,
con las piruetas
de tanto clown.

 

 

SE VIENE LA MAROMA!

 

 

 

 

 

Cachorro de bacán,
andá achicando el tren;
los ricos hoy están
al borde del sartén.
El vento del cobán,
el auto y la mansión,
bien pronto rajarán
por un escotillón.
Parece que está lista y ha rumbiao
la bronca comunista pa' este lao;
tendrás que laburar pa' morfar...
¡Lo que te van a gozar!
Pedazo de haragán,
bacán sin profesión;
bien pronto te verán
chivudo y sin colchón.

¡Ya está! ¡Llegó!
¡No hay más que hablar!
Se viene la maroma sovietista.
Los orres ya están hartos de morfar salame y pan
y hoy quieren morfar ostras con sauternes y champán.

Aquí ni Dios se va a piantar
el día del reparto a la romana
y hasta tendrás que entregar a tu hermana
para la comunidad...
Y vos que amarrocás
vintén sobre vintén,
la plata que ganás
robando en tu almacén.
Y vos que la gozás
y hacés el parisién,
y sólo te tragás
el morfi de otros cien...

¡Pa' todos habrá goma, no hay cuidao...!
Se viene la maroma pa' este lao:
el pato empezará a dominar...
¡cómo lo vamo' a gozar!

Pedazo de haragán,
bacán sin profesión;

bien pronto te verán
mangando pa'l buyón.

 

 

 

 

 

HOME